Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación - UNP

CONSEJOS DE SANTO TOMÁS A UN AMIGO ESTUDIANTE

En uno de sus numerosos libros, Zygmunt Bauman dice que la diferencia entre el conocimiento y la sabiduría es que esta última no pasa de moda. Mucho de lo que se enseñaba -y se aprendía- en la época en que santo Tomás (1225-1274) escribió las siguientes recomendaciones pudo haber perdido actualidad y eliminado del corpus de saberes necesarios o útiles de este momento, sin embargo, lo esencial de las exhortaciones del Aquinate sigue vigente, y debiera ser tenido en cuenta por el estudiante que ingresa a la universidad, con el claro y firme objetivo de culminar su carrera. Nótese que santo Tomás no da los consejos por iniciativa propia, sino a solicitud del discípulo, que cree precisar orientación para encarar de manera óptima sus estudios. Las exhortaciones insisten en el cuidado de las condiciones externas y subjetivas del educando, y no tanto en el método de estudio en sí. El texto ha sido tomado del libro Mi vida en la Universidad, de Ambrosio K. Ruf, disponible en la biblioteca de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.

“Tú me has pedido, querido Juan en el Señor, que te enseñe cómo debes estudiar, para llenarte de ciencia; por lo que te envío estos consejos:

  1. No te arrojes al mar, más bien, llégate a él por los afluentes; de lo fácil remóntate a lo difícil.
  2. Grábate esto muy dentro: sé muy circunspecto en el hablar, pues solamente con cuidado y tacto debes intervenir en las conversaciones.
  3. Aprecia mucho una conciencia limpia.
  4. Nunca dejes de reservar un tiempo para la oración.
  5. Si quieres hallar la verdad permanece con agrado en tu cuarto de estudio.
  6. Muéstrate amable con todo el mundo.
  7. No te preocupes por lo que otros hagan.
  8. No intimes demasiado con nadie, pues es muy posible que, a causa de la demasiada familiaridad, caigas en descrédito y esas amistades te pueden apartar del estudio.
  9. No te metas en conversaciones profanas, baladíes o de negocios.
  10. No intervengas en discusiones en las que se habla de todo.
  11. No te canses de emular los ejemplos de los santos y probos varones.
  12. No te fijes en la persona de la que oyes alguna cosa; si dijere algo de provecho procura grabártelo en la mente.
  13. Procura entender lo que oyes.
  14. Cuando tengas dudas, no descanses hasta resolverlas.
  15. Mira cómo hace el hombre que quiere llenar un depósito: haz y esfuérzate cuánto puedas para llenarte interiormente.
  16. No pretendas lo que está muy lejos de tus alcances.
  17. Si tienes en cuenta todo esto, óptimos frutos darás en la viña del Señor.

Si aplicas a tu vida estas advertencias, podrás alcanzar las metas que te propongas.”

Contribución del Prof. Emerenciano Ramírez Villasanti

INFORMACIONES